Biografía del Capt. Otto Petersen Linn

He leído con sumo interés lo que se ha publicado con respecto al Capt. Otto Petersen Linn. Coincido con todos en que este pundonoroso oficial fue un verdadero caballero y siempre le he tenido el más alto respeto.

Mi primer encuentro con el Capt. Petersen, fue en el año 1965 cuando concurrí a la Academia Naval del Mariel a realizar mi primer examen para mi titulo de Piloto de Altura. Me encontraba convaleciente de una operación de hernia y tome el ómnibus en la Playa de Marianao hasta el Mariel, de donde me dejó dicho ómnibus.

Hasta la Academia tome un taxi, pues aún me costaba trabajo caminar pues estaba muy adolorido pues no habían transcurrido ni 10 días de mi operación. En aquella época no tenía automóvil. Cuando el taxi llegó a la garita de entrada el guardia me dijo que el taxi no podía subirme hasta arriba. Le explique que estaba recién operado y me costaba trabajo desplazarme por el dolor y que tenía una cita para realizar mi examen. El guardia me dijo que el taxi no podía pasar. Le pedí que consultara con el Oficial de Guardia. Hizo la consulta y la respuesta fue que tenía que subir a pie, o por la carretera o por la Academia.

Comencé a caminar lenta y dolorosamente por la carretera, pues la escalera estaba, por supuesto eliminada en las condiciones en que estaba. Cuando no había caminado ni 50 metros un jeep soviético que subía por la carretera se para un Capitán, delgado y muy cortés me pegunta que por que estoy caminado con tanto trabajo y tan lentamente y le explico la situación. Me dice que me monte en el jeep. Cuando llegamos arriba, me lleva a donde estaba el Oficial de Guardia y le echó una bronca de padre y muy señor mío y le dijo que tomara mi nombre y que por orden de él, cada vez que yo llegara a la Garita de Entrada, enviaran un vehículo a recogerme y que no quería oír ni una queja mía de que su orden no fuese cumplida. Se viró a mi y me dijo que cuando lo necesitara lo localizara, pues el ni podía permitir esa insensibilidad en sus subordinados.

No volví a ver al Capt. Petersen hasta que ingresé en la Academia a principios de Octubre de 1967 en que nos enviaron a un grupo de 1eros. Oficiales de Mambisa a internarnos con el fin de estudiar como preparación para sacar nuestros títulos de Capitán de la Marina Mercante. Cuando me vio se acercó a mi. Me sorprendió que recordara mi nombre. Me dio la bienvenida y me ratificó lo que me había dicho dos años antes, que cualquier cosa que necesitara lo fuese a ver.

En esos meses en la Academia, desde octubre hasta diciembre, escuché muchas anécdotas de los guardiamarinas acerca del Capt. Petersen. Todos le tenían gran admiración y respeto, era un ejemplo para ellos de lo que debía ser un oficial y lo comparaban con las cualidades pésimas del entonces director: Generoso Escuredo, el que se caracterizaba por lo arbitrario y ridículamente estúpido que era en todas sus actitudes como Director, que no eran ejemplo de nada bueno.

Nunca me he cansado de recordar y expresar públicamente mi pequeña experiencia con ese gran hombre que es el Capitán Otto Petersen Linn, del que se decía que había sido graduado de la Escuela de Infantería de Marian de Chile, de la Academia de Managua y de no recuerdo que otra institución militar. Me alegro de saber que todavía vive y me gustaría que si alguien lee esto y pudiera hablar con el, le expresara mi eterno e infinito agradecimiento.
 Capt. Alfredo Margolles

 Añado sobre Otto Pettersen que fue graduado de la Escuela Militar de Managua, finales de los 40, principio de los 50, uno de los mejores expedientes que pasaron por esa escuela de cadetes.

Era un extraordinario jinete y fue campeón del ejército Cuba de equitación y es probable que de certámenes internacionales. Pasó a la Infantería de Marina con José R. Rabel y luego al ser nombrado éste Director de Viviendas Campesinas del INRA, Pettersen fue director de la Empresa Constructora.

Siempre eficiente, siempre honesto y disciplinado, pasó a la Marina de Guerra preparando a la A.N para los desfiles militares, donde siempre sobresalió. Efectivamente fue oficial ejecutivo de la A. Naval del Mariel.

Se retiró como Capitán de Navío, a su casa de Wajay (última vez que supe de él) completamente olvidado. Jamás hizo daño a nadie. Fue honrado hasta la exageración y respetado tanto como apreciado.
Augusto A. Juarrero

Hemos recordado mucho en estos días sobre la historia de la Academia Naval y vivencias personales. Algún personaje nos viene a la memoria y algunos se nos escurren de la mente para mas tarde retomarlos con fuerza.

En el año 1966 tuve el honor de conocer como Sub Director de la Academia Naval al Capitán (Teniente de Navío) Otto Petersen Linch. Una especie de militar en peligro de extinción. Sobre él supe que combatió en la WW ll y en Cuba se pasó a la tropa de Camilo Cienfuegos.

Era hijo de alemán y chilena. Con 40 grados de fiebre caminaba derechito y todos los Guardiamarinas le respetábamos. La admiración hacia sus conocimientos y enseñanzas era manifiesta entre todos.

Nunca nos explicábamos el hecho de que Petersen fuese el "número dos" y el que el ignorante Escuredo fuere el Director. Claro está y ahora comprendemos que se trataba de un asunto de incondicionalidad, favoritismo e inconsciencia. Era la barbarie galopante la que imperaba en aquellos días revueltos eximiendo y echando a un lado a todos los oficiales Constitucionales. Solo por ser obediente al dogma, cualquier cretino tenia el cargo mayor y los cultos y capacitados para el mismo, tenían que subordinarse a los caprichos malsanos.

No reíamos de las anécdotas sobre Petersen algo cómicas, pero educadoras en el plano militar. Fue el Jefe que nos enseñó TODO sobre la Infantería, a llevar propiamente la mochila, el compartir, el cuidado del arma, los detallitos y nos "raspaba" con uno y otro regaño:
-"USTEDES TIENEN DOS OPCIONES...APRENDERÁN POR LA CABEZA O POR LA PIEL".

Y cuando asistió a nuestra primera sesión de tiro, nos hizo la crítica:
-"ESTOS SON LOS QUE VAN A LA GUERRA Y NO MATAN A NADIE". Después nos redoblaba el entrenamiento como ojo paterno que nos seguía a todas partes.

En una ocasión le preguntó a Bringas de la Promoción XXIII: - Guardiamarina Bringas...¿ Como van sus estudios? Y Bringas responde: -Muy bien Capitán ! Petersen se volvió al Jefe de Grupo y dijo: _"Brigadier.....Póngale un reporte por mentir.....desaprobó matemáticas".

Desde ese momento todos comprendimos que este viejito nos seguía a todas partes, preocupado por nuestra superación hasta (como decía él) "HASTA EL ULTIMO DETALLITO". En lo personal, aguanté una de sus "descargas disciplinarias" y bien merecidas. Después de todo, no dejaré de reconocer que el Capitán Petersen fue un ejemplo a seguir y uno de los mas capacitados oficiales de la MGR sobre todo por conocer bien la naturaleza de sus subalternos. A su memoria escribo esta nota. No supe más de él, pero llevo sus inolvidables lecciones de hombría y honor.

Un abrazo a todos los marinos.
Lázaro Ernesto Flores González.
 Guardiamarina 1326. Promoción XXIV. 




For Information:

inicio de página